Oración Personal

La oración es la tarea central del monje. Oración silenciosa que el Espíritu Santo inspira en su corazón; oración que brota de su contacto asiduo con la Palabra de Dios; oración de la Iglesia, cuando siete veces al día alaba a Dios e intercede comunitariamente celebrando la Liturgia de las Horas y la Eucaristía. El monje es una mano que trabaja, una mente que piensa y un corazón que ora y ama. La oración lo especifica y caracteriza. La oración orienta y da sentido a su vida. A partir de ella, hace todo lo demás.