Liturgia de las Horas

La liturgia, cuyo centro es la Eucaristía, marca el ritmo de nuestra vida diaria, por medio de las siete horas del Oficio Divino, que celebramos comunitariamente en la iglesia del monasterio. En la liturgia se manifiesta especialmente el fin espiritual de la comunidad, se robustece el sentido íntimo de la vocación monástica y la comunión entre los hermanos y también con la Iglesia.